6/11/11

PREPARACIÓN Y LIMPIEZA DE LOS AMULETOS


 Se debe tomar un baño de descarga, para limpiar todas las vibraciones que puedan interferir en tu propósito.

 Un baño de descarga muy socorrido y práctico puede ser este:

 Prepara en un bol un poco de aceite de oliva y un puñado de sal fina, de la que se usa en las ensaladas.  Con el preparado de aceite y sal, te frotas todo el cuerpo desde la planta de los pies hasta la cabeza. Si tienes la piel sensible no frotes muy fuerte. Pero muy importante que sea desde abajo hacia arriba y frotando todas las partes de tu cuerpo y luego con la ducha te enjuagas, visualizando que toda la energía negativa que puedas tener se va por el desagüe.
 El cuerpo te habrá quedado pringoso por el aceite, así que ahora es el momento de ducharte con tu jabón habitual.

Y seguidamente realizaremos la limpieza y la carga de los amuletos.
 Los limpias bajo el grifo con agua y sal (los que se puedan mojar) y los dejas durante una media hora en remojo.

 Y los que no se pueden mojar, como los saquitos, los pasas por el humo de incienso, este deberá ser de ruda. Intenta que el humo se impregne por completo en el amuleto o talismán. Los pasas por el humo con siete pasadas.

 Una vez limpio el amuleto, lo agarras con ambas manos y lo acercas a tu frente, concentrándote en lo que quieres que te aporte.

 Si es cuarzo blanco lo acercas al entrecejo y si es rosa al corazón.

 Acto seguido, en un plato blanco con un puñado de sal gruesa, colocas el amuleto, talismán, piedra o cristal encima y lo dejas toda la noche a la luz de la luna LLENA, hasta el día siguiente a las 12 del medio día con la luz del sol.
La fuerza de la Luna es purificadora y la fuerza del Sol le aporta energía.