5/9/16

LA AMATISTA



Cuenta la historia que fue la primera piedra que San José regaló a la Virgen María, convirtiéndola así en la representante de la humildad, modestia y sinceridad. 
 Esta maravillosa piedra violeta, 

La Amatista, es sumamente espiritual y protectora.

La Amatista es conocida como la piedra de la armonía, la transmutación y la espiritualidad. Corresponde al 6º chakra, situado en el entrecejo. Ayuda a calmar la mente y a relajarnos, propiciando de esta manera la conexión con nuestra intuición. Es por éste motivo que La Amatista suele ser un buen complemento para la práctica de la meditación, ya sea sosteniendo el mineral entre las manos, colocándolo encima del entrecejo o corazón, o situando un cristal de amatista enfrente de nosotros.

Suele ser la piedra indicada para mantener la entereza en situaciones de estrés y también para favorecer el buen dormir, así como para ayudar en casos de insomnio o pesadillas.

Colocando una geoda o una drusa de Amatista en la casa ayudará a crear una energía limpia y armoniosa en el ambiente.

 La Amatista es una piedra extraordinariamente poderosa y protectora, con una elevada vibración espiritual. Protege del ataque psíquico transmutando la energía en AMOR.
Es un tranquilizante natural por excelencia, La Amatista bloquea las energías negativas. Su serenidad potencia los estados elevados de conciencia y meditación. Posee grandes poderes curativos y limpiadores en especial es buena en la limpieza del Karma acumulado, ademas de potenciar la consciencia espiritual.

Ayuda en la apertura y desbloqueo del sexto chakra, potenciando la intuición.

 Las Amatistas con una punta definida por varias caras tienen la capacidad de conducir la energía, por lo que si apuntamos con la punta de La Amatista hacia el exterior ayudaremos a canalizar el exceso de energía del cuerpo, mientras que si apuntamos hacia una parte del cuerpo o un chakra ayudaremos a recargarlo de energía.
Un Generador de Amatista es cuando está formada por las seis caras que configuran la punta,  por su particular configuración genera grandes cantidades de energía curativa, por lo que son potentes herramientas a la hora de trabajar con Las Amatistas para fines curativos.

 Conocidas como geodas o drusas son formas cristalinas en las que sobre una única base crecen numerosos cristales. Cuando esta base es plana se denomina drusa, mientras que cuando es en forma de cueva o burbuja se denomina geoda. En ambos casos, la coexistencia de numerosas puntas de cristales minerales hacen de estas piezas grandes acumuladores de energía, que podemos utilizar tanto en terapia como para recargar energéticamente zonas de la casa o trabajo. 

Una de las mejores formas de recarga energética de los cristales después de trabajar con ellos es colocarlos sobre una de estas drusas o geodas, que lo limpiarán y recargarán. A su vez, las geodas y las drusas no necesitan recarga debido a su particular configuración, ya que cada uno de sus cristales recarga al resto de los cristales circundantes.

Las Amatistas utilizadas en joyería destacan por su pureza y belleza suelen ser talladas en diferentes formas para que resplandezcan con la máxima intensidad en forma de joyas. Las joyas no solamente mantienen todas sus propiedades sino que son especialmente potentes debido a su extrema pureza, por lo que al llevarlas sobre el cuerpo no solamente nos embellece sino que trabajan  para contribuir a nuestro bienestar.

Esta maravillosa piedra violeta, La Amatista, es sumamente espiritual y protectora. Si has elegido esta piedra, es posible que ya estés en sintonía con estados elevados de conciencia o que tenga un profundo deseo de estarlo.
Te conecta, suave y plenamente, con las esferas del espíritu y las inspiraciones del plano astral.

La meditación con la amatista facilita los viajes astrales, y dormir con ella debajo de la almohada te traerá sueños reveladores pero serenos.
Su elección revela la comprensión profunda y una gran tranquilidad, pero también el sentido de la aventura para explorar las esferas sutiles.

Esta piedra confiere sabiduría, pero actúa también como guardián contra la invasión en los planos espirituales, transmutando la negatividad en amor.

Calma las pasiones autodestructivas y los patrones de conducta adictivos. La Amatista puede mostrarte otra realidad, sin alentar el autoengaño.

Es una piedra de amor incondicional y puede despertar los sentidos psíquicos, de manera que “sabes” lo que sienten los demás.

Tradicionalmente, La Amatista se intercambiaba entre los amantes para simbolizar el compromiso.

Se debe poner La Amatista en la parte del cuerpo que quieras que hagan efecto sus propiedades curativas.
Aquí te dejo el vídeo donde puedes ver más sobre La Amatista  ✨💕🔮 ¡Disfruta, comparte y suscríbete a mi canal!!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario